Enseñemos a los niños a compartir

Enseñemos a los niños a compartir

Los seres humanos nacemos con habilidades de forma natural, sin embargo hay otras que debemos aprender en el transcurso de los días de vida, por ejemplo compartir no es algo que se nos dé de manera abierta y espontanea

Los padres juegan un papel de vital importancia en este sentido, y es que para que los más chiquitos de la casa aprendan una conducta o desarrollen una emoción deben ver como sus padres la reflejan y ponen en práctica, es decir damos el ejemplo de manera positiva

Sí, es muy fácil decir qué debemos hacer, mas como obligación, sin embargo para de verdad causar en los niños un verdadero impacto, ellos deben observar que como padres hacemos lo que estamos diciendo. Si no vamos a generar conflictos internos en ellos

Para los padres, ciertas emociones y habilidades son más difíciles de enseñar, debido a que la formación, vivencias personales, creencias, religiones, crianza, culturas entre otras generan barreras de reacción y acción

 Cómo les enseñamos a compartir

Ya dijimos que el ejemplo es la clave, los niños desde muy pequeños empiezan a socializar con otras personas, dentro y fuera del núcleo familiar. Desarrollando lazos afectivos y sociales. Las diferentes maneras de reacción que mostremos serán moldes invaluables

Esta socialización los lleva a reconocer que existen juguetes y espacios, que son suyos pero que otros no. Las habilidades a nivel social que desarrollen los impulsarán a ser individuos positivos, no dependientes de su entorno familiar inmediato. Es allí donde comienza este proceso.

Deben empezar a distinguir que no somos propietarios o dueños de todo los que nos rodea. Por lo que debe haber respeto para las otras personas y sus pertenencias. Eso lo va desarrollando con el tiempo.

Respetar los turnos de juegos, juguetes, espacios de compañerismo así como la colaboración y las reglas o normativas establecidas, van fomentado y desarrollando esta cualidad.

Estrategias para  enseñar a compartir

Entre las estrategias que podemos usar con los más chiquiticos están las de fomentar el juego entre familiares en un ambiente tranquilo y seguro. Un entorno es seguro como cuando un cerrajero coloca la protección adecuada a una vivienda, dando confianza a la familia

Esto permitirá a los niños abrirse de manera espontánea y agradable en la escuela, parques o reuniones. Permitirle decidir si va a acceder a que alguien tome su juguete favorito lo ayudará a tomar decisiones propias, como valorar y cuidar sus pertenencias como la propiedad de otros

Un punto de vital importancia que surte un efecto positivo es el estímulo a través de palabras de elogios, sobre todo cuando de manera natural comparten, les permite reforzar e internalizar que el compartir les ayudara a llevar una vida sana y equilibrada

El colaborar en las actividades del hogar enseñará a los niños que tendrán más tiempo para compartir con la familia, y desarrollara en ellos un sentido de pertenencia por el hogar y los suyos. Aprovechar estos momentos con la mejor de las actitudes fomentará la unión.

admin

error: Content is protected !!