Que tu hijo se beneficie de tocar un instrumento musical

Que tu hijo se beneficie de tocar un instrumento musical

La música brinda beneficios para todos, no solo nos hace feliz, nos trae hermosos o quizás tristes recuerdos, sino que también forma parte de cada ámbito de nuestra vida, la música nos rodea.

Posee tantos beneficios que hasta se ha llegado a utilizar como terapia contra el dolor.  Y en los niños trae beneficios mayores, sin embargo, para que esos beneficios sean superiores no basta solo que el niño se siente ahí a escuchar, si queremos obtener todos los beneficios cognitivos que la música puede brindar, el niño debe participar en la música, bien sea cantando, llevando el ritmo, o tocando un instrumento.

Algunas razones que te animarán a apoyar a tu hijo a tocar un instrumento musical.

Aumenta las habilidades de memoria

Aprender un instrumento le enseña a un niño cómo crear, almacenar y recuperar recuerdos de manera más eficaz. Realmente es un gimnasio para el cerebro.

Enseña perseverancia y crea una sensación de logro

Aprender a tocar un instrumento requiere mucho tiempo, paciencia y práctica. Durante las lecciones de música, el maestro establecerá metas a corto y largo plazo. A medida que el niño alcance sus metas, sentirá una sensación de logro y orgullo.

Mejora la coordinación

Tocar un instrumento requiere que el cerebro funcione a velocidades avanzadas. La lectura de música se convierte en el cerebro en el movimiento físico de tocar el instrumento.

Aquellos que tocan instrumentos han mejorado la coordinación ojo-mano sobre aquellos que no lo hacen, una cualidad muy importante si desea trabajar a futuro en una labor que requiera de esa coordinación, como labores mecánicas, de cerrajero, costura, diseño, en fin, le abrirá las puertas de muchas carreras.

Mejora las habilidades matemáticas

Tocar un instrumento puede parecer un acto creativo, pero hay muchos paralelismos con las matemáticas. La música y las matemáticas están muy entrelazadas. Al comprender el ritmo, el ritmo y las escalas, los niños aprenden a dividir, crear fracciones y reconocer patrones. Una habilidad si desea incursionar en las ciencias, como física, química, ingeniería, farmacia.

Mejora las habilidades de lectura y comprensión

Aprender y tocar música requiere lectura y comprensión constantes. Los niños y adolescentes deben identificar una nota en la página y reconocer qué nota tocar en su instrumento, cuánto tiempo mantenerlo, qué dedo usar y qué tan alto tocarlo.

También necesitan identificar si la nota debe tocarse de forma corta y nítida, o suave y conectada a la siguiente nota. Aprender a leer y comprender música puede incluso ayudar a leer y comprender la literatura en las clases escolares.

Crea responsabilidad

La mayoría de los instrumentos requieren algún tipo de mantenimiento o conservación. Esto puede ser cualquier cosa, desde engrasar hasta afinar y limpiar. Alentar a los niños a estar al tanto del mantenimiento regular de los instrumentos crea un nivel de responsabilidad para ellos.

Expone al estudiante a la cultura y la historia

La música tiene una historia profunda y es un reflejo de la cultura y la época en la que se compuso. Exponer a un niño a múltiples tipos de géneros musicales (por ejemplo, clásico, contemporáneo, rock, jazz, blues, folk o medieval) les permitirá echar un vistazo al pasado.

Mejora las habilidades auditivas

Tocar un instrumento requiere que los niños escuchen con atención una variedad de cosas diferentes. Necesitan escuchar las instrucciones de su maestro, el ritmo, el tono y la velocidad.

Mejora las habilidades sociales

Interactuar con otros niños les dará la oportunidad de hacer amigos y compartir con otros su afición.

admin

error: Content is protected !!